El consumo de bebidas alcohólicas y la salud bucal

En el tiempo que ha transcurrido de confinamiento, se ha registrado un incremento en las ventas de alcohol luego de haber agotado el papel higiénico, la harina o la levadura, el turno le tocó a la cerveza, al vino y también a otras bebidas alcohólicas, que al parecer han ayudado a poder sobrellevar de mejor manera esta cuarentena tan larga. 

Según los especialistas de las Clínica dental y blanqueamiento dental barcelona, es de suma importancia saber que las bebidas alcohólicas no solo llegan a afectar al hígado, sino que además contribuyen con el deterioro de distintas partes del cuerpo, donde está incluida la boca.

En tal sentido, es un excelente punto abordar la manera en la que afecta el consumo de alcohol a los dientes y el surgimiento de diversas enfermedades bucales.

Consumo de alcohol y la salud bucal

Debemos ser conscientes de que bebidas como el vino o la cerveza llegan a  manchar nuestros dientes, sobre todo las elaboradas a base de cebada y maltas en sus versiones oscuras, para luego necesitar buscar acerca de blanqueamiento dental precio barcelona y conseguir el mejor tratamiento blanqueamiento dental

Su frecuente consumo, se encuentra relacionado con la aparición de diversos tipos de cáncer de boca, pero también de lengua y de laringe. El cáncer oral se ha ido ubicando con el tiempo entre los diez más frecuentes y agresivos que se presentan en el mundo y su desarrollo en numerosas oportunidades  se encuentra relacionado con el consumo excesivo de alcohol.

El alcohol con cítricos llega a afectar al pH de la boca, y es así cómo corrompe el esmalte de los dientes. La acidez de la boca debe mantenerse entre 5,6 y 7,6 de pH. Debido al consumo del alcohol, estos niveles de pH tienden a disminuir por debajo de 4,5, lo que favorece los problemas de caries y el incremento de la erosión dental.

Con el pasar del tiempo, llega a aparecer la desmineralización en los dientes que se trata de una pérdida de los minerales que conforman la estructura de la pieza, de este modo se vuelven mucho más débiles y con ello propensos a las infecciones y a las enfermedades bucales.

todas estas afecciones se deben a múltiples factores, entre ellos la sequedad y la presencia de azúcar en la boca. Hay que recordar que el alcohol llega a afectar el funcionamiento de las glándulas salivales al disminuir la secreción de saliva, provocando periodontitis, gingivitis u otras enfermedades bucales, aparte de mal aliento.

Del mismo modo, el azúcar se encarga de favorecer que las bacterias patógenas se adhieran a la boca reproduciéndose con mayor facilidad y rapidez. Dichos microorganismos se ocupan de descomponer el azúcar creando un ácido que llega a corroer el esmalte facilitando el acceso a la superficie de los dientes.

Además, el alcohol no solo afecta los dientes naturales sino que también lo hace con los implantes, lo que favorece el desgaste del material.

Recomendaciones para prevenir los problemas bucales debidos al consumo de alcohol

  • Reducir grandemente la ingesta de bebidas alcohólicas.
  • Cepillarse los dientes después de haber consumido alcohol.
  • Intercalar sorbos de agua entre los tragos a fin de disminuir su efecto.
  • Es recomendable masticar chicles sin azúcar después de tomar alcohol, de esta manera se favorece la producción de saliva.
  • Acudir de forma regular al dentista para hacer seguimiento y revisiones oportunas.